Algo mas que una merienda con amigas

   Organizar una merienda con unas amigas de mi hija en casa ha sido todo un éxito. Voy a contaros algo y me gustaría que después me dieseis vuestra opinión.

   Hoy por hoy es sabido que sobre-protegemos a los niños, hace unas semanas leí un post maravilloso de una mujer canaria en el que decía que no iba a ser la agenda de Whatsapp de su hija de 10 años, que los niños deberían ser un poco más independientes, deben cometer sus propios errores, para después aprender. Estoy totalmente de acuerdo con eso y os aseguro que intento aplicarlo siempre que puedo. Sin embargo también es sabido que saturamos a los niños con las actividades extraescolares y a veces no tienen tiempo para ser niños.

   Hemos dejado que la tecnología entre en nuestros hogares, ¡y es maravilloso! no me malinterpretéis, pero debéis reconocerme que el poco tiempo que tienen libre lo pasan delante de una consola, el móvil o la “caja tonta”. Ahora diréis que a qué viene todo esto, pues ahora os lo explico:

    Aitana mi hija, vive conmigo y está con su padre algún fin de semana al mes y las vacaciones.  De lunes a viernes entre las clases de apoyo y los deberes o exámenes no hacemos nada especial. Luego el finde intentamos hacer cositas: patinar, excursiones, paseos a centro comerciales, playa (si hay buen tiempo) y cosas así. Sin embargo nunca hemos cuadrado en el año y medio que vivimos en esta isla, con sus amigas fuera del colegio. Sólo han coincidido en cumpleaños  (y no siempre han cuadrado) y alguna vez que he organizado que una venga a casa a dormir o ella ha ido a casa de alguna. Todo eso está muy bien, pero en esas quedadas están solo 2 y ellas son 5 amigas.  Vivimos en un pueblo, pero aun así no están en edad de estar solas en la calle jugando y tampoco la tienen para llevarlas a un parque de columpios (como hacíamos cuando eras más pequeñas) por lo que sólo se ven y juegan o hablan de sus cosas en el recreo del colegio. No entiendo por qué no es costumbre organizar meriendas para que ellas hablen y jueguen.

  Después de cavilar y meditar todo lo que os he contado, hablé con Aitana y organizamos una merienda en casa. Lo planeamos un domingo con fecha para el viernes siguiente, decidimos que un buen horario sería de 16.30 a 20.30. Aitana misma hizo las invitaciones en papel para entregarlas el lunes a sus amigas.

   El lunes tras el cole Aitana me contó que todas las compañeras se habían extrañado: ¿una merienda en tu casa y no es tu cumpleaños?- sí les explicó ella, así jugamos y hablamos de nuestras cosas.

breakfast with cottage cheese for child

   Resulta que sus 4 amigas son también hijas de padres divorciados (no sé si es casualidad) por lo que  2  no me podían confirmaban, ese finde debían estar con el padre. Voy a puntualizar que sigo sin entender por qué cuando están con el otro progenitor no pueden quedar con sus amigas, debemos dejar que nuestros hijos se socialicen con su entorno habitual. Hemos sufrido eso muchas veces, cuando va con papá no queda con sus amigas. Al final tuvimos la gran suerte de que nos confirmaron las 4.

   No penséis que me volví loca comprando nada, os aseguro que no era una fiesta, simplemente una tarde de juegos y merienda. Como es evidente en casa siempre hay pan de molde y embutido para hacer unos sándwiches (los hicimos en la sandwichera, calentitos).

   Les dejé el salón de mi casa para ellas, empezaron con juegos como: Tabú junior, Party &co junior, Twistter…, estuvieron más de una hora riéndose, divirtiéndose y hablando de sus cosas, mientras yo preparaba en la cocina la merienda. Es tremendamente divertido escuchar sus conversaciones, también asusta un poco notar que ya son pre-adolescentes, que crecen y se hacen más independientes. Me encantó escucharlas (o casi espiarlas :-), me asombra lo buenas  que son, y desde luego me enorgullezco de eso.

gamestack

  Con la merienda preparada en la mesa de la cocina, siguieron divirtiéndose de lo “lindo”. A mí por suerte me empezaron a llenar de piropos: que soy la mejor madre del mundo, que soy muy divertida… por un lado es lógico, ya sabemos que los niños van al sol que más calienta, y esa tarde yo les proporcioné la diversión. Tras la merienda llegó la hora de la música y los bailes. Saqué de los recuerdos mis días de animadora en mi negocio infantil, estuvimos haciendo los juegos con baile (bailar y al parar la música: sentarse, estatuas, de rodillas, pata coja…).

Imaginad a 5 amigas que hablan, ríen y juegan desde las 16 de la tarde hasta las 20.30h, terminaron exhaustas, aun así no se querían ir jijijiji.

     No me costó nada, ni siquiera 10€ mas mi tiempo para conseguir que mi hija terminase el día dándome un beso y diciéndome: mamá, eres sin dudar la mejor madre del mundo.

   ¿Por qué nos olvidamos a veces que son niños? Que no tienen la culpa de nuestras prisas y responsabilidades, de que a veces sin querer les damos lo que sea material para que se entretengan y no nos interrumpan, sin embargo  no les dejamos que se socialicen, que compartan. Creo sin duda que dejar que compartan en casa, genera confianza, te une más con tu hij@. Sin nada que ocultar, sin temor a que si escuchamos de lo que hablan se lo reprochemos. Yo escuché confesiones, y no he hablado con mi hija de eso, es su secreto, sin embargo ya busco yo mi forma para enseñarle cómo actuar sin que se entere de que lo sé.

   Si eres padre/madre ya sabes lo que dicen de nuestro oficio: educadores, psicólogos, animadores y mucho más.

   Amor, mucho amor, eso es lo que nos debe mover e incentivar en nuestro día a día. No olvidar que ellos son nuestro reflejo.

   Si has llegado hasta aquí es porque de alguna forma te ha gustado lo que te cuento, te ha  interesado o al menos dado curiosidad. Me encanta escribir lo que aprendo con mi hija. No me considero la mejor ni la peor madre. Simplemente le doy lo que quiero que me den a mí: amor y escuchar.

Gracias una vez más.

Children-Playing

8 Comments

  • carolina cazorla
    Me ha encantado!!! He tenido el placer de conocer a aitana ay es una niña maravillosa. Felicidades,estas haciendo un gran trabajo
    • Carolina!! que alegría saber que me has leido, sé que tu vida por Londres es maravillosa y me hace feliz que me hayas dedicado unos minutos. Espero los siguientes te sigan gustando. Besos miles de tu isla.
  • ANTONIO PRESA BENITEZ
    Me ha encantado, está claro que hay que dedicarles tiempo y estar muy atentos, pues de esta manera ellos nos van enseñando el camino que debemos seguir en su educación, que de alguna manera, será también la nuestra en esta nueva andadura. Ellos sin querer nos enseñan nuestras prioridades, nos hacen conocer nuevas personas y darle un nuevo sentido a nuestra vida haciendonos conscientes de otros valores. En definitiva pueden ser nuestros maestros si sabemos estar atentos
    • Antonio, gracias por leerme. Ellos son los maestros con su inocencia, sinceridad y bondad. Espero seguir teniéndote por aquí. Un abrazo
  • maria
    Hello! !! Muy ciertas tus palabras Virginia. Calidad en tiempo dedicado a ellos. Será una recompesa para los padres
    • Gracias María, escribo mi opinión y experiencia, me alegra estés de acuerdo conmigo. Besitos miles.
  • Cani
    Comparto totalmente todo lo que has comentado de los hijos Virginia...los míos son bastante más mayores y me has hecho reflexionar en los momentos que hemos compartido...y he llegado a la conclusión que mi poco tiempo libre,siempre lo hemos dedicado ha compartir nuestras cosas,llámese ir al cine,merendar y charlar de nuestras cosas y por supuesto nuestra casa ha sido siempre punto de encuentro con sus amigos para celebrar lo que ellos han querido. Y hoy cuando son dos personitas maduras de 26 y 19 añitos....se refleja esos minutos compartidos entre nosotros,tanto por su padre como por el mio,xq son niños cariñosos y cuyo fin principal es ver felices a,las,personas que tienen alrededor...porque como me decían el otro día....cuando les decía que me encantaría,poder dejarles muchas cosas,más(pensando en esta vida que estamos viviendo...) y me respondieron los dos..."Mama si algo podemos decir con gran orgullo es que nos habéis dejado lo más grande que unos padres pueden dejar a unos hijos,una buena educación,valores morales y sobretodo mucho Amos" Te puedes imaginar mi sonrisa dibujada en mi cara...mientras mis lágrimas caían por mi cara(y lo cuento tal y como paso)
    • Ay Cani, entiendo tú felicidad y orgullo hacia tus maravillosos hijos, es vuestra recompensa por tu cariño y tiempo. Gracias por leerme, espero seguir teniéndote por aquí. Mil besos

Leave a comment