“Mamá, no me compares”

[bctt tweet=”“Quiero que ella sea feliz y aprenda cometiendo sus propios errores, consciente de que su madre estará pase lo que pase” “]

   Seguro que más de un padre/madre pensáis eso mismo, ¿verdad? No estoy contando nada nuevo, ¿qué padre/madre no quiere que su hij@ sea feliz y aprenda?, sabemos que uno aprende de los errores, nosotros hemos sido niños y no hemos escuchado los consejos, hasta que no hemos tropezado no hemos reaccionado y aprendido la lección, son sólo  los inteligentes los que no vuelven a cometer el mismo error, o al menos si lo comenten, no con las mismas consecuencias.

   Con este pensamiento y principal premisa me embarqué en la aventura de ser mamá. Con mis virtudes y debilidades he trabajado duro todos estos años. Con días grises y días maravillosos. Quiero contaros lo que un día (no hace mucho) Aitana me contó, lo que me hizo volver a recapacitar sobre la forma en la que le educo:

   Al recogerla del colegio, empezó a contarme su día en clase, unos días antes había tenido un examen así que  le pregunté por la nota. Antes de darme la nota empezó a decirme cosas (excusas) sobre lo complicado que había sido, que ningún compañero había sacado sobresaliente y cosas así. Conozco a Aitana, y eso  significa que no ha sacado buena nota. Entre explicaciones o excusas llegamos a casa, al entrar me dice que ha sacado un 5 con algo:

-es un aprobado, pero ya sabes que tú puedes con eso y con más, ahora para el próximo lo preparamos mejor y a subir la nota.

-pero mamá, yo no puedo eso, no se me da bien, no voy a ser capaz de subir la nota…

-Aitana, déjate de excusas, tú puedes con eso y con más. Si yo podía en el colegio tú también.

-Mamá deja de compararme contigo, yo no soy tú, ¡¡no me compares!!.

with love kids

   No podéis imaginar la cara de ella al decirme esto, ni siquiera la mía al escucharlo. Se me pasaron mil cosas por la cabeza, pero sobre todo una: no entiendo, yo no la estoy comparando. Aitana empezó a llorar y seguía diciéndome-reprochándome que ella no soy yo. Cuando pude recuperarme del shock le pedí que se sentase y así hablábamos.

   Después de una larga conversación en la que ella tuvo la oportunidad de decirme como se sentía cuando yo (sin mala intención) le decía:  yo de pequeña sí lo hacía, yo de pequeña sí podía o cosas así. También me explicó que ella ya no es una bebé para que yo esté continuamente diciéndole lo que debe hacer y cómo. Sé que mil veces le doy varias órdenes a la vez, o le digo las cosas antes de que sucedan sin dejar que ella misma cometa sus propios errores, me adelanto a lo que aún no ha pasado y quizás ni suceda.

   Tuve que explicarle que en todo momento lo que yo pretendía era que entendiese que si yo podía hacerlo, ella que es mejor que yo, no tendría problema. En ningún momento la comparaba porque yo pensase que ella era menos que yo. Sin embargo ella se sentía mal y comparada conmigo, sentía que no podría ser tan inteligente y habilidosa como yo lo era.

   Estuve  el resto del día pensando en todo lo que había pasado. Volvemos al “espejo” del que ya os he hablado en otro #post,  nuestros hijos son nuestra imagen, le estaba haciendo justo lo que odiaba que hiciesen conmigo (que me comparasen continuamente con mi madre): yo no era como mi madre me decía una y mil veces de pequeña. Estaba siendo muy incongruente, mis pensamientos y lo que decía no eran coherentes, ¡¡imagina lo que le estaba haciendo!!. Continuamente le estaba dando mensajes equivocados entre lo que decía y lo que yo misma hacía.   No estaba ayudando a mi hija diciéndole que si yo pude, ella también podrá. La estaba sometiendo a mucha presión y ya sabemos lo que pasa si nos presionan: las cosas no nos salen o salen peor. No ayudo a mi hija cada vez que le digo todo lo que tiene que hacer, sin darle oportunidad a que ella aprenda y comenta sus propios errores , no le ayudo.

   Hace un par de meses terminé de leerme un libro de Jorge Bucay: Camino de la autodependecia, y pude encontrar muchos puntos importantes a considerar. En el libro habla de la dependencia de padres e hijos:

“Aquellos adultos sanos que sigan eligiendo depender de otros se volverán, con el tiempo, imbéciles sin retorno. Muchos de ellos han sido educados sin serlo, porque hay padres que liberan y padres que imbecilizan”

   No podemos pretender que estén siempre a nuestra vera, debemos dejar que cometan sus propios errores, que se caigan, tropiecen, equivoquen, suspendan exámenes, que se enamoren y desenamoren…

14382771062_479deebd12_c

   Ahora después de mucho trabajo personal sigo cometiendo errores, sin embargo nuestra relación madre e hija ha mejorado bastante, aún nos queda mucho camino por recorrer, aunque estamos en la senda y sé que ya es la correcta. Si hay algo que ahora le provoca enfado a Aitana es que no le ayudo en algunas cosas que antes sí hacía; es lo que tiene poner en práctica nuevos aprendizajes, estaba acostumbrada a que yo me sentase con ella y  mil veces he acabado medio haciéndole los deberes. Ya no lo hago. Le doy todas las herramientas, me preocupo de preguntarle si tiene, le controlo si los hace, pero en ningún momento le ayudo a hacerlos… nos está costando un poco, sin embargo lo vamos consiguiendo.

[bctt tweet=”Nadie dijo que ser madre/padre era sencillo”] son muchos días los que me siento indefensa, en los que me pregunto donde está el límite, que es lo correcto o lo incorrecto, quién tiene razón, si soy o no buena madre, buen ejemplo a seguir… sé que esas preguntas no se pueden responder aun. Cada vez que ella me deja una de sus notas, o me sorprende preparándome el desayuno, cada vez que me abraza y me dice que me “quiere hasta el infinito y volver” es cuando entiendo que con todos mis errores, no debo estar haciéndolo tan mal.

   Espero te guste leerme, a mí me encanta escribir y contarte mis #experiencias, mis #aprendizajes. No pretendo ser consejera de nadie, ni maestra, sólo compartir mis vivencias.

   Gracias por estar ahí y leer hasta el final. Si quiere puedes comentar, me gustaría mucho saber lo que piensas, tus experiencias…

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment